Dónde comprar libros

REINO (2016), Pánico el Pánico Libros

Gambito de Alfil– José Bonifacio 1402 -Caballito.

Eterna Cadencia–  Honduras 5582 -Palermo.

Librería Mi Casa– Librería online- Villa Crespo.

La Libre Bolivar 646 -San Telmo

La Vecina Libros– Librería online- Vicente López.

Tienda Bosque– Dorrego 2086-Colegiales.

Colastiné Libros– Mendoza 2620- Belgrano

En La Plata:

Siberia librería – Calle 51 #503 entre 5 y 6 .

 

LUNAR (2014), Ediciones Uñum Hue

Vivaldi Libros: Santiago del Estero esquina Carlos Calvo. Constitución, CABA.

Mendel Libros: Paraguay 5163, Palermo, CABA.

Tienda Bosque Dorrego 2086-Colegiales.

 

APOLOGíA 3 (2016).  Letras del Sur editora. Antología poética.

Librería Galerna.

Librerías Yenny El Ateneo.

Anuncios

Cómo conseguir Lunar

Es muy sencillo.

O me lo pedís por mail a melisa.ortner@hotmail.com y te lo alcanzo o si no, si salís a pasear,

podés preguntar en cualquiera de las librerías amigas:

Vivaldi Libros: Santiago del Estero esquina Carlos Calvo. Constitución, CABA.

Mendel Libros: Paraguay 5163, Palermo, CABA.

CLR Roberto Lopez: Av América 439, Saenz Peña, Buenos Aires.

O en un lugarcito amoroso como lo es:

La Tienda de Mila: Av. Santa Fe 2653, Recoleta, CABA.

O en uno de los espacios de arte más lindos como lo es el :

Centro Cultural Campana: Campana 2780, Villa del Parque, CABA.

Presentación de Lunar

Comparto las imágenes de la presentación de mi primer poemario, que fue el 18/09/2014 en Mu Punto de Encuentro  y que estuvo a cargo de mi profesora y amiga Gabriela Stoppelman. También acompañaron dicho acto mis compañeras Lourdes Landeira e Isabel D amico, como así la editora Norma Francomano de Ediciones Uñum Hue. Esa tarde también estuvieron decorando el evento con su música, Soledad Mársico y Nahuel Lobos.

Aquí,  las generosas palabras que  Lourdes Landeira tuvo para conmigo aquel día:

“Con Melisa comparto el transitar por esos caminos – en general y por suerte – sinuosos a los que Gabriela Stoppelman nos incita. Con un pie muy afirmado en cualquier forma en que la poesía se manifieste – o a veces, incluso, se esconda –. Y como ella es muy generosa nos provee de múltiples y diversas muletas con las que trastabillar. Para que cada uno, cada una, de acuerdo su deseo, la potencie según su afección.
Con Melisa también, y para que descanse la metáfora, transitamos – literalmente – (siempre se cuela la posibilidad del otro sentido) pasillos de taller, de universidad, de cumpleaños.
Desde todos ellos recibo su Lunar y me animo a palparlo. Entonces sus líneas me atrapan, me entretejen con esa aguja que arriesga enhebrar felicidad para coser el dolor y erguirse hasta el infinito.
Y, oh casualidad, también tengo mi propia abuela, mi propio gato, mi propio ovillo. Con todos ellos a cuestas hoy me compongo en el ovillo de Melisa y los invito a ustedes a entrar y ser en su luna”.